Vuelta a la rutina superada

rutina2

Los gorilas, el macho alfa y yo casi hemos pasado más tiempo los cuatro juntos durante estas vacaciones de Navidad [salvo nuestra primera escapada al cine] que en verano. Por eso me daba un poco de pánico la vuelta a la rutina. 

Durante las vacaciones de Navidad nos hemos ido a dormir a la hora que nos ha dado la gana, más o menos a la hora que su cuerpo [o el nuestro] ha dicho basta. Por las mañanas sin despertador, sin prisas… Hemos comido turrones, bombones, neules y cualquier cosa que los abuelos y los avis gorilas han tenido a bien ofrecernos.

Nuevos juguetes cada dos o tres días [Papá Noel, Tió, Reyes, regalos que el Papá Noel, el Tió o los Reyes dejaron en casa de alguien] y papi y mami a toooodas horas para lo bueno y para lo malo, claro.

Al final llegó el temido lunes 11 de enero [en serio, hasta el 11 de enero no empezaron el cole]. El día antes lo pasamos en el zoo calculando que no dormirían siesta, se irían a dormir pronto y no se despertarían hasta las siete y media de la mañana. Normalmente, cuando el macho alfa y yo planificamos tanto todo sale al revés. Se duermen en un banco al lado de los pingüinos, en la cena tienen un subidón que no hay manera de meterlos en la cama… pero por una vez el plan salió perfecto y antes de las 9:30 ya estaban en la cama.

Mi experiencia de mami gorila me dice que cuánto peor piensas que van a adaptarse los gorilas, mejor lo llevan. No sé si es por llevar la contraria o porque nos notan más nerviosos… No sé, el caso es que han superado esta semana de cole con nota [ya son 105 días en el cole de mayores].

Se merecen un fin de semana genial y volver a disfrutar de los papis gorila a toooodas horas [y nosotros de ellos, claro…]

¿Cómo lleváis vosotros la vuelta a la rutina? ¿Os pasa que cuando pensáis que van a llevar algo fatal, no pasa nunca nada y en cambio os cogen por sorpresa reacciones insospechadas?

Por ejemplo: pongo el plato de crema de verduras que han pedido en la mesa y oír a gritos “¿En serio? ¡Otra vez crema de verduras!! ¡Cada día comemos lo mismo!” “No es verdad hijo y además me la has pedido tú cuando hemos llegado a casa” mientras desde la otra esquina del salón… “Mami ¿has puesto las hojas de la calle que he recogido para hacer la crema?” “Sí, hija, pero sólo he puesto el zumito de las hojas para que no te encuentres trozos en la crema [¡!??]” “Nooooo!! Yo quería trozos…” Y sin comerlo ni beberlo ya tengo un pollo montado. 🙂

Feliz fin de semana!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s