La música amansa a las fieras. Sona Bach en L’Auditori de Barcelona

DSC_0837El maravilloso mundo de los espectáculos infantiles puede convertirse en un infierno para los padres e incluso para los niños. Normalmente, nuestro criterio para ir a uno u otro no se basa en haber leído una buena crítica en el periódico. Vamos porque nos cuadra. Vamos porque es algo diferente para hacer con los gorilas. A veces es un éxito y otras un bluf.

Sona Bach es lo mejor que he visto desde que me convertí en Mami gorila hace casi 4 años. Los Reyes Magos nos trajeron cuatro entradas para ver Ma,mi,me Mozart en L’Auditori de Barcelona para febrero coincidiendo con un fenomenal fin de semana de fiebres, toses y virus varios bien repartidos entre los dos gorilas. Por suerte, el macho alfa fue muy previsor y cambió las entradas. Para Mozart ya no quedaba nada, nos ofrecieron el espectáculo de Bach. Como no conocemos en profundidad a ninguno de los dos, ya nos pareció bien.

Dos meses después, cuando ya casi no nos acordábamos, llegó el día. Por la mañana habíamos quedado con las familias del cole para hacer un picnic en Collserola. Salimos tarde de casa. Y empezaron los despropósitos.

Ya en el coche. ¡Ay! Las entradas. Damos la vuelta. En el semáforo un conductor solidario nos advierte que llevamos la rueda de delante súperdesinflada. ¡Ay! Que hemos pinchado, que no podemos ir a la excursión. A la gasolinera. Está bajita pero no se ha pinchado. Inflamos y nos vamos. Cuanto tráfico para ser domingo ¿no? ¿Que habrá pasado? Un camión de la basura se ha quedado enganchado al contenedor que recogía, bloqueando dos carriles de tres [peor que un lunes a primera hora]. Llegamos a la zona donde habíamos quedado. No hay sitio para aparcar. El macho alfa nos deja y se va a aparcar. Hemos llegado.

¿Os habéis estresado leyendo?  Pues imaginad cómo estaba yo…

Aprovechamos el tiempo que nos quedaba para hacer un picnic con los amigos del cole, conocer mejor a sus familias y jugar y correr a tope.

Así que para cuando llegamos a L’Auditori reconozco que no daba un duro por el concierto. No por el espectáculo en sí. Sino porque los gorilas no habían dormido siesta y habían corrido como dos campeones con sus coleguitas y yo estaba agotada [el estrés, ya lo sabéis, cansa mucho]. Pensaba que se quedarían fritos o qué sé yo. Una vez más, me equivoqué.

DSC_0824.jpg

El concierto fue increíble. Los gorilas no pararon de bailar y cantar. Cinco músicos se encargan de tocar un repertorio de obras de Bach y alguna canción infantil tradicional catalana [El gegant del Pí o Dalt del cotxe] adaptadas a medio camino entre el jazz y la música electrónica. Utilizan diversos instrumentos desde los clásicos saxofón, batería o el bajo hasta una silla o un cubo de basura. El espectáculo no pierde el ritmo ni un minuto y es chulísimo tanto para los peques como para los mayores. Y de paso educa nuestro oído, también el de pequeños y mayores [el macho alfa y yo somos unos ignorantes en música clásica]. Salimos los cuatro encantados y sin parar de cantar.

La recomiendo 100%. Esta temporada ya ha acabado pero por lo que he visto en la programación de años anteriores suelen repetir. Estad atentos y no os la perdáis. Además también podéis participar en un taller sobre el espectáculo que tiene muy buena pinta [Aquí os dejó una crónica de Mammaproof de hace un par de años].

¿Cuál es vuestra experiencia con los espectáculos infantiles? ¿Vosotros los disfrutáis u os morís del aburrimiento? ¿Y vuestros peques? ¿Alguna recomendación?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s