Cinco cosas que me estresan de ser madre de gemelos

agobio

Ser madre primeriza ya es un concepto estresante en sí mismo pero si a todas las situaciones que os estáis imaginando le añadís otro bebé [ya no quiero ni pensar en trillizos o más…] pues el estrés se multiplica. Sí, sí… exponencialmente. Uno más uno no siempre son dos.

Mis gorilas ya han cumplido los cuatro años y a veces me dicen que ya he pasado lo peor, que si esto ya está… Bueno, partiendo de la base que nunca he pensado que tener un par de bebés mellizos fuera lo peor pues no les hago mucho caso. Lo que sí es verdad es que se han hecho mayores y dentro de poco no se notará mucho la diferencia entre tener dos bebés o niños pequeños de la misma edad a tener dos muy seguidos.

Pero hasta ahora todavía es un hecho diferencial y hay cosas que sólo las he vivido así porque soy madre de gemelos:

Ser un circo ambulante. Os he explicado muchas veces cómo algunos días me costaba una hora hacer un trayecto de diez minutos por todas las veces que me paraban con el cochecito doble y casi siempre para oír las malditas frases que van a oír todas las madres de gemelos aunque no quieran. [Aquí os dejo mi pequeño recopilatorio]

Lactancia para dos, imposible en la calle. He tenido la suerte de poder hacer lactancia materna exclusiva con los gorilas durante siete meses. El problema y agobio era no poder salir a la calle mucho rato sola porque como les diera un ataque de gamuza a los dos a la vez… Hombre, diréis, me podía haber llevado el cojín de lactancia y pararme en un banco pero entonces lo del circo ambulante iba a ser la hecatombe. Total que cuando estaba sola, lo último que hacíamos antes de salir era una toma doble y alguna vez hemos tenido que volver corriendo cargada con el cochecito con los dos berreando y con las señoras del punto uno intentándome parar mientras me gritaban: Creo que tiene hambre. En fin, un sin vivir…

Enfermedades a pares. Múltiples o no múltiples, los peques cuando entran en la guardería empiezan a pillar todos los virus que encuentran. Y lo que parecía un remanso de estabilidad: los dejo en la guarde, voy a trabajar, los recojo de la guarde, se convierte en un tetris de logística imposible. Además no os penséis que los gorilas han sufrido los mismos virus. No. Mientras uno estaba con gastroenteritis, la otra con conjuntivitis y así hasta el infinito. Lo peor fue la varicela que nos pilló cuando en el Ministerio de Sanidad les dio por pensar que era una enfermedad erradicada y no se vendía la vacuna en la farmacia. Pues no. No estaba erradicada. Primero la pilló uno y 21 días después, el otro [Sí, 21 días es el máximo de tiempo que el virus puede estar latente tras el contagio, mira tú qué suerte]. Un agobio. No quiero contar el número de días que faltaron a la guarde el primer año porque me da un yuyu.

Ser la mami gorila de uno en uno. Dedicarles tiempo a cada gorila por separado. Esto me agobiaba cuando eran bebés y me sigue agobiando ahora. Creo que es súper  necesario encontrar la manera de hacerles sentir especiales y únicos y no que les queremos como pack pero con lo complicada que es la conciliación, la mía y la del macho alfa, se nos hace muy difícil encontrar estos momentos. Además a ellos no les gusta nada esto de los planes por separado. Los fines de semana quieren que los pasemos los cuatro juntos. Así que, en casa, a veces juego más con uno mientras el otro está distraído mirando un cuento. O al vestirlos. O les pido que nos acompañen a uno de los dos a comprar y el otro se queda. Pero no acostumbra a funcionar. Como veis sigo agobiada con esto 😦

Pasar los terrible two, la fase threenager, la actual cuatrinager y etc multiplicadas por dos. Una de las miles de cosas que me ha sorprendido de ser madre es cómo cambian los niños. Sí, mira, no me lo había planteado. Casi todos los hacen más o menos igual y pasan las mismas fases. Se suben a todas partes, lo tiran todo al suelo, se convierten en rebeldes sin causa. Y cada vez que parece que acaba una fase y empieza otra… OMG [este vídeo de Miriam Tirado no tiene desperdicio]. Pues bien, ¡imaginaos con dos a la vez! Dos gorilas de dos años escapándose del parque. Dos rebeldes sin causa. Dos que no hacen caso de nada. Dos que… Me canso sólo de escribirlo. Y lo peor es que no es a la vez. Cuando después de dos semanas lidiando con un gorila que tiene respuestas para todo parece que la cosa afloja ¡Oh! Sorpresa empieza el otro… ¡Ah! Y sobre todo no os creáis lo de las fases que se acaban. Sí, se acaba pero empieza otra que a mí las madres alfa me han tenido engañada mucho tiempo con eso de las fases.

La verdad es que escribiendo este post me he quedado a gusto. Éstas son algunas de las cosas que más me han agobiado [algunas todavía me agobian] de ser madre de gemelos/mellizos. Pero no os preocupéis que también tengo lo agobios de cualquier madre. Ya os lo digo yo uno+uno no siempre son dos.

¿Y a vosotros que situaciones de ser padre os estresan? ¿Algún padre o madre de gemelos, mellizos o más en la sala? Explicad, explicad que os aseguro que es una buena terapia.

Por cierto, en breve, nuevo post con las 5 [o más] cosas que me encantan de ser madre de gemelos. No os vayáis a pensar que todo son agobios…

Anuncios

16 comentarios en “Cinco cosas que me estresan de ser madre de gemelos

  1. Qué bueno este post! Creo que para mí lo más estresante también son las enfermedades a pares y nuestros contagios, no me he puesto mala tantas veces seguidas en mi vida! Lo peor no es faltar al trabajo tan seguido por estar mala (que no veas lo mal q te sientes al tener que decir q estas otra vez con un virus), sino el no poder ni acercarte a l@s mellis y tener que hacer malabares con abuelos y demás. También las noches sin dormir por este mismo motivo, cada 30 minutos una llorando, ya perdíamos la cuenta de los turnos y todo. Nosotros decíamos que éramos “walkers”, en modo cariñoso claro… Ahora tienen casoi 2 años y la cosa es cierto que va a mejor, y mucho ;).

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo soy mama de dos soletes de casi dos años que ya están empezando con sus rebeldías pero bueno de momento lo llevamos bien (a ratos ;)). Deseando leer el post de las 5 mejores!! Para mi lo mejor es tener dos hijos, a mi me costó mucho tenerlos y poder tener dos pasando por solo un embarazo ha sido toda una suerte. Lo peor lo de la atención única, eso me pasaba sobre todo cuando eran más peques ahora ya no me agobia. La verdad es que son bastante obedientes y tranquilos, veo algunas mamas con uno solo que lo pasan peor que yo, así que no me quejo. Bueno y lo peor peor es lo de dormir mal, hemos mejorado mucho pero los primeros meses….

    Me gusta

    1. Ser madre de gemelos/mellizos mola mogollón. Al menos a mi me encanta!! debo de ser rarita pero yo lo que llevo peor es lo de la atención única pero qué le vamos a hacer? Dormir, la verdad es que no nos podemos quejar porque desde los dos añitos duermen como dos ceporillos toda la noche. Otra cosa es a qué hora tocan diana los fines de semana je,je, Gracias por tu comentario!

      Me gusta

  3. Bueno, no sé qué contarte. Cuando tuve a mis mellis su hermana tenía tres años. Pasé a ser familia numerosa y dejé de dormir. Me parece que el truco está en ser positiva y hacerlo lo mejor que las circunstancias te permitan. Dedica el tiempo que puedas a cada uno y enfócate en la calidad. Aunque te parezca que al ser dos, con las mismas demandas, no le puedes dedicar la misma atención esa es una sensación que creo que también se tiene cuando tienes hijos de distinta edad.
    Mi consejo es que te animes, que busques también momentos para ti que te permitan recargar energía y por supuesto que te desahogues con humor. A mi me han dado el pésame cuando me han visto con las tres camino del parque. Y sí, somos un circo ¿y qué? Mi hermano cuando me ve llegar dice “ahí viene el festival del humor”. Pues bueno pues así somos.

    Me gusta

    1. Gracias por los consejos y los ánimos!! pero la verdad es que lo llevo muy bien y estoy encantada de ser madre de gemelos. Con el post lo que pretendía era explicar algunos agobios que he pasado por el hecho de ser madre de dos a la vez pero no vivo agobiada ni mucho menos ja,ja… tendré que publicar en breve el de las cosas que me encantan de ser madre de gemelos ja,ja,ja

      Me gusta

  4. Coincido en el circo ambulante y las fases chungas (terribles interminables).

    Teta sólo le di a X, A no quiso nunca, y alguna vez si que había dado teta y bibe a la vez por la calle. Y sí, es un circo aún más visitado…

    Las enfermedades se las turnan. Sólo han estado pochos a la vez por las vacunas y duraba poco.

    Y en cuanto al tiempo en exclusiva en esta casa no es viable. A la que intentas hacer algo sólo con uno, ese pregunta por los otros dos y quiere que también esté. Así que no me agobio.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, el circo de los gemelos, ja,ja… Yo también me tendría que tomar sin estrés lo de no poder tener tiempo en exclusiva con cada uno de ellos porque si no se puede y además ellos no quieren pues no pasa nada pero mira, me agobio… Muchas gracias por pasarte y comentar

      Me gusta

  5. Comparto todos los agobios! (Bueno, menos el del pecho, que no lo conseguí).
    A mí lo que más pena me daba de bebés era no observar tranquilamente las evoluciones de cada uno, sentarme a contemplarlos individualmente (y no como un pack). Es que no me daba cuenta de los detalles, de cuándo empezaba cada uno a hacer o decir pequeñas cosas. Con el hermanito pequeño, que tiene 15 meses, puedo detenerme a observar cada evolución, cada nuevo hito que alcanza… ¡y eso que es el tercero! Pero es uno, y se nota, tiene su espacio, sus momentos él solo con mamá o papá (sin tener que forzarlos, me refiero, porque con los mayores lo intentamos, pero es lo que dices tú, muy complicado)…
    En cualquier caso, estoy convencida de es una gran suerte para los mellis tenerse uno a otro. Y será el pequeñín el que quiera ser parte del club de sus hermanos, y no sus hermanos los que anhelen haber recibido las atenciones individualizadas de las que ha sido priviliegiado el peque.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Sí, para mi también ha sido lo más difícil no poderles dedicar más tiempo de forma individual pero como bien dices la naturaleza es sabia y, a cambio, les ha ofrecido algo tan especial (yo no me puedo hacer a la idea) de tenerse el uno al otro desde el principio. Pero bueno, eso ya queda para le post de las cosas que me encantan de ser madre de gemelos 😀 Gracias por comentar. Un beso!

      Me gusta

  6. Ay madre me encanta leerte. Ahora estoy en ese proceso de enfermedades por dos: primera semana de guardería y resfriados, otitis y virus de una pasada. Y lo del circo ambulante, la lactancia en la calle… Un sin vivir como tú dices y el que lo vive lo sabe y empatiza. Estoy deseando leer las cinco cosas positivas, aunque seguro que sin muchas más de cinco 😉

    Me gusta

    1. muchas gracias guapa!!! suerte que las otras mamis de gemelos me entendéis ja,ja,ja.. Ya empiezo a preparar el de las cosas positivas que si no va a parecer que siempre me quejo. Ánimos con los virus a pares.. ay.. qué sin vivir 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s